25 julio 2010

Sailor's Grave.

Alejandro Cinque
Quiero contaros una historia sobre el desierto. No un poema. Ni un aforismo. Una historia sobre el desierto. Sobre el ancla que me tatuaré. Sobre la tumba del marinero. Sobre los nuevos poemas, inciertos, que creo que estoy escribiendo.

10 comentarios:

Dylan Forrester dijo...

Cuenta las palabras esparcidas sobre el cuerpo, las indómitas partículas del desierto...

Beso...

C.G.F. dijo...

¿Te vas a tatuar un ancla en el antebrazo como Popeye XD?

C.G.F. dijo...

Joder, justo cuando escribía eso ha sonado esta canción:

http://www.youtube.com/watch?v=AaaAzYQKcPE

Laura Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Browner dijo...

No lo hagas.
Compártela a través de la musa;
que cuando nos visite no nos inspire,
que nos cuente tu historia.

Anónimo dijo...

Tatúese dos anclas, una en cada brazo. Parecerá Popeye

Luna Miguel dijo...

Me gusta popeye

Bilge Gumperz dijo...

Guapísima en esta foto-ilustración, apabullante.

¿Me voy de la olla y te veo en todos los sitios o eres la chica de la portada del libro de Lesley Arfin "Querido diario"?

Anónimo dijo...

El desierto no se cuenta, imposible... el desierto se vive... o se tatúa.

María

Unknown dijo...

Que lindo Luna, leer tus poemas/escritos animados, lo animado tiene luz y vigor.
- Alumbra, y uno puede caminar-
Con la luz, uno tiene miedos claros.
Que bueno, Luna,
Un abrazo