10 marzo 2009

Empringa.

Desayuno continuo en Granada.
Los rostros de tus hijos florecen.
Mi estómago en celo.
Ya es de noche.

4 comentarios:

Stalker dijo...

¿Qué comerá un estómago en celo?

¿Astillas del ser? ¿Cristal de la locura? ¿Caracoles himalayos? ¿Recuerdos?

Elise dijo...

Qúe bonita foto, ¡cómo me gusta Granada!

Anónimo dijo...

Igualmente encantado y por supuesto que nos vemos prontito ;) UN abrazo

Enrique M. dijo...

El estomago florece,
hijos en celo,
rostros de noche.

Granada desayuna continuamente.